Noticias

Juan Carlos Chebez, desde GüiráOga te recordamos permanentemente

Juan Carlos Chebez, desde GüiráOga te recordamos permanentemente
Pasa el tiempo y tu figura se agiganta. Nombrar a Chebez es naturaleza, conservación, es hablar de patrimonio natural, de especies amenazadas, de Parques Nacionales, Provinciales, Reservas privadas y otras tantas figuras que gracias a tu ingenio, le fuiste dando el marco para que se ajustaran jurídicamente a lo que necesitabas proteger. Nombrar a Chebez es asociarlo a la fauna, la flora y los ambientes naturales que gracias a esa vocación inigualable, quedaron como patrimonio de todos los argentinos y que cada uno de nosotros podamos contemplar en esos santuarios, la riqueza tanto paisajística, natural, y cultural,  porque todos pertenecemos a la tierra, a la misma naturaleza y respetando esos principios, estaremos protegiendo ese ambiente natural, tanto para continuar viviendo  en él, como las innumerables especies nativas, muchas de ellas amenazadas, o en peligro de extinción. Tu trabajo incansable, nos señaló el camino a través de tus entusiasmadas charlas y disertaciones por la obra de varios libros, verdaderas enciclopedias, que es material de consulta de todos aquellos que te admiramos y de quienes comienzan a transitar el mundo de la ecología, palabra que alcanzó a toda una generación que tuvo la fortuna de acompañarte, para consagrarte sin dudas como “El Mesías de la Conservación”
Tu prédica, mensajes, poesías y hasta tus canciones folclóricas, son motivo suficiente para coronar un estilo propio, inigualable que extrañamos y seguiremos extrañando y aunque tu obra está al alcance de todos, tu ausencia física duele y ello es lo que más sentimos.
A pesar de que en Gúiráoga te tengamos siempre presente y tu voz retumbe entre los senderos que atraviesan el monte alto, la nostalgia, la tristeza y esa ausencia que ya lleva 5 años no tiene consuelo. No alcanza con mirar el mural con tu estampa enclavado en el salón de interpretación que lleva tu nombre, tampoco alcanza el murmullo natural que rodea el lugar y que tanto te apasionaba. Hace 5 años ya que nos dejaste y pasaste a la inmortalidad. Nos quedó el sabor amargo de tu ausencia física y el interrogante de saber hasta donde hubieras llegado. Lamentablemente tu partida temprana nos privará de saberlo, pero lo que si sabemos es que tu legado continuará vigente y ello, late profundo en nuestros corazones. Fuiste sin duda el Padre de la Ecología y por tal, debería el 31 de octubre, día en que naciste, declararse como “Día de la Naturaleza Argentina” justo homenaje a tu trayectoria.

Hasta pronto amigo.

Jorge Anfuso